D
H
M

¿Cómo tener un orgasmo de película?

Pampchiz

@pampchopolis

De profesión amante.

Amante del buen cine, los gatos y comer.

Si algo me ha salvado de la locura esta cuarentena, además de los buenos orgasmos, es escribir. Amo hacerlo tarde en la noche, con una buena película de fondo como compañera.  Y una de esas noches me invadió la siguiente reflexión:

¿POR QUÉ LAS MUJERES NO PODEMOS SER NUESTRA PROPIA INSPIRACIÓN EN LA BÚSQUEDA DEL PLACER?

“Porque no me pone pensar en mí misma”, me dice una mujer increíble, que además es una de mis mejores amigas. Y es totalmente comprensible. Muchas de nosotras vivimos en pelea constante con nuestro propio cuerpo. Y si nosotras mismas  no lo amamos, ni lo conocemos, o peor aún, lo odiamos… ¿cómo enseñarle a otr@s a hacerlo?  

Difícil situación. Y bueno, he pensado en este tema. No soy sexóloga, ni especialista: solo soy una mujer como tú, o como muchas otras, a las que les gusta el cine, la música, los chocolates  y las mascotas.  Y al menos puedo darte tres puntos que al menos a mí, me están funcionando. Si logro que al menos una mujer consiga un orgasmo y se sienta maravillosa consigo misma, me daré por bien servida.
Así que… luces, cámara, ACCIÓN:

  1. Apertura

Hay una palabra que mi terapista me enseñó y me gusta mucho: “apertura”. Sí, va acorde con el tema sexual, y la sociedad le ha creado una connotación negativa, como si ser “abierta” fuera malo. Pues, sociedad, te tengo una noticia: NO LO ES. Porque nada de malo hay en abrirte a todo: sean nuevas experiencias o nuevas formas de pensar. Porque el abrirte a ellas hará que vivas a mayor plenitud.

Una forma de tener mayor apertura es aceptando que existen miles de cuerpos distintos al tuyo.  Quizá, como yo, has vivido toda tu vida pensando que debes encajar en un tipo de cuerpo. Que si no encajas simplemente eres una perdedora. Pues te invito gentilmente a ver y reconocer la existencia de otros cuerpos: en el arte, en el cine, el teatro, en Instagram. Abre tu mente: hay distintas caderas, pechos, culos y pies.  Y todos, a su modo, son hermosos. Al igual que los tuyos.

Apertura también es renunciar a los “yo nunca”. Los “yo nunca” son piedras pesadas que debes soltar para empezar a experimentar. Quizá detrás de tu “yo nunca” solo existe miedo a que otros te critiquen cuando en verdad TE MUERES DE GANAS DE PROBARLO. ¿Y si empezamos a hacer aquello que realmente nos gusta, sin importar lo que digan los demás?

2. Amor propio.

Siempre escucho las palabras “quiérete” o “cultiva tu amor propio”. AY POR FAVOR: como si fuera tan fácil. La verdad, la gran mayoría de nosotras hemos aprendido que ponerte antes que otros está MAL. Que las mujeres debemos ser amables y gentiles. Que debemos satisfacer, antes que satisfacernos.  E intentando satisfacer a otros… ¿qué queda para nosotras?

Me encantaría decirles que alcanzará el amor propio a los 20, a los 30 o a los 50. Pero el amor propio es un proceso personal. Un ejercicio que se practica diariamente y que deberás practicar todos los días de tu vida.

¿Lo genial de esto? Que como todo ejercicio, puedes empezar AHORA MISMO.  Escucha a tu cuerpo, préstale la atención que le negaste siempre. No es tu enemigo, basta de pelear con él. Basta de castigarlo si no alcanza la perfección o de imponerle horarios estrictos de comida y ejercicio en nombre de la disciplina. Disfruta y goza con él:  conviértelo en tu mejor amante y tu mejor amigo. Que esta relación sea tu mejor aventura.

3. Ejercicios prácticos

Cuando surge la pregunta «¿cuándo te masturbas?», la respuesta más común suele ser “cuando tengo ganas”. A nivel personal, creo ese momento debería ser todo un ritual donde te das placer PORQUE ERES INCREÍBLE Y TE MERECES ESE ORGASMO. Es un momento especial para experimentar con tu propio cuerpo. Apaga el teléfono: nada ni nadie debe molestarte en un asunto personal tan importante.  Dale rienda suelta a tu imaginación: probar aceites, nuevos vibradores, tomarte fotos. Y sobre todo: tómate tu tiempo para experimentar con todo tu cuerpo.

4. Muestra

Cuéntale en la cama lo que te gusta. Cómo te encanta que te toquen. Háblale de tus fantasías y anímal@ a hacerlas realidad. Si eres muy tímida para decírselo, múestraselo: le encantará. Y si no le parece, te aseguro que habrán otras personas a quienes sí que les va a encantar tu autoconfianza.

Así que ya lo sabes, estimada lectora: cuando estés en la búsqueda del placer, piensa antes en la creación más imperfectamente perfecta del Universo: tú misma.  Piensa en ti. Atrévete a ser, no un extra, sino la protagonista de tu propia película erótica: sí, ésa que arrasó con todos los premios.  Te aseguro tendrás los mejores orgasmos de tu vida.

Buscar productos

Vulva / Clítoris y Vagina
Pene y Testículos
Pechos y Pezones
Trasero
Sexo Placentero, Sano y Seguro
Restricciones – BDSM

Más de Foreplay
Buscar productos