D
H
M

El sexo durante el embarazo

@sanzallamey

Mcs. Allamey Sanz Sinza,

Orientadora en Sexología

El sexo en el embarazo es uno de los temas más ignorados cuando hablamos de sexualidad, relaciones de pareja o familia. Existe una realidad cuando la llegada de un bebé nos sorprende la vida, no solo por la emoción que genera saber que traerás una vida al mundo, sino que toda la vida cambia, incluso tu relación de pareja y el acto sexual.

Cuando se está embarazada, las mujeres pasamos un sinfín de cambios físicos, psicológicos y hormonales que nos hacen modificar nuestro estilo en el acto sexual. Quizás al principio del embarazo algunas mujeres pueden experimentar la falta de deseo sexual por su pareja, en otras puede ser lo contrario, pero a medida que nuestra pancita va creciendo, esa baja de deseo desaparece y se recupera las ganas de tener sexo con la pareja, quizás hasta todos los días como antes de que él bebe apareciera en sus vidas.

No todas las mujeres pasamos los mismos cambios psicológicos durante el embarazo con respecto al sexo. Pero es preciso que todas estemos enteradas de ciertos beneficios que el sexo trae para nosotras mismas, para la vida del bebé en gestación, y por supuesto para nuestra relación de pareja.

Los beneficios que podemos decir que tiene el sexo durante el embarazo es que nos alivia los síntomas de malestares físicos que se generan en los primeros meses; por ejemplo, las náuseas, los vómitos e incluso los malestares emocionales que pueden aparecer en el primer trimestre como la depresión, el insomnio, pues el sexo ayuda a recuperar el sueño, entre otros. Por otro lado, los orgasmos pueden ayudar a desarrollar el sistema respiratorio del bebé, si el parto es de manera natural ayudará a dilatar las paredes vaginales y así prepararse para un feliz parto y sobretodo ayuda a la reconexión emocional de la pareja que por un momento se suele perder entre tanto vaivén del proceso gestacional.

Muy importante, es la inclusión de nuestra pareja en este proceso, sentir su empatía y comprensión a la hora de los altibajos del embarazo. Nosotras las mujeres debemos comenzar por educarnos con respecto a estos temas antes de tomar la decisión de ser madres, y así poder incluir en todo ese mundo de la maternidad a la pareja.

En el caso de las parejas, pueden sentir un poco de miedo a la hora del sexo, sobretodo en el momento de la penetración, pueden pensar que la introducción del pene, dedos o juguetes en la vagina, o ciertos movimientos, puedan lastimar al feto; y es totalmente falso. Es un mito y una medida de presión propia por no poder experimentar lo mismo que nosotras cuando nos dan nuestros achaques propios del embarazo. Por esto, es importante comunicar todo lo que se siente, no interpretar pensamientos porque podemos sentir que nuestra pareja no nos desea sexualmente o no nos ven como antes de estar embarazadas.

Además, existen posiciones sexuales adecuadas, que pueden ayudar a descubrir nuevos caminos para llegar a la satisfacción sexual de ambos, sin sentirse aburridos o culpables de no complacer al otro.

La única manera que el sexo no sea sano o beneficioso para el embarazo o propia de la madre que ponga en peligro la vida del bebe, se le atribuye a una condición médica y por tal motivo se suspenden las relaciones coitales. Sin embargo, debemos dejar volar nuestra creatividad y nuestro placer, no generalizando que nuestros actos sexuales siempre deban ser genitalizados. Ciertamente, aunque muchas queremos la parte de la acción de la penetración, nuestro cuerpo es totalmente sexuado y podemos buscar otras herramientas para hacernos sentir bien con nuestra pareja aun cuando el coito esté prohibido durante la gestación.

Cuando salimos embarazadas nos sumergimos en un mundo de Montaña Rusa, unos días nos sentimos increíbles en las alturas del bienestar, pero otros días impredeciblemente estamos abajo en el mar de los malestares. Además aparecen los antojos que nos produce el embarazo, este momento es pasajero, lo importante es disfrutarte cada momento y mentalizarte en que traerás una nueva vida a este mundo.

Si sientes que tu situación actual sexual está en caída libre, busquen ayuda profesional; si sientes que nadie te ama o no te toman en cuenta, pues, exprésalo con la persona que deseas sentir afecto, para no caer en depresiones o síntomas emocionales que al final le hacen daño al bebé. Recordemos que los bebés desde el vientre pueden sentir cada gesto de amor y tristeza que generamos durante su gestación.

Un bebe no debería ser la causa de discordia o distanciamiento de la pareja, al contrario, debería ser lo que más los une y entrar a la nueva etapa de la vida como lo es la formación de la familia, de un nuevo Hogar. No obstante, para que todo funcione en armonía y bienestar emocional para todos es importante equilibrar todo lo que converge como pareja y una de las cosas sumamente importantes es el Sexo, que diferencia mi relación del resto de las relaciones humanas.

La llegada del bebé se ha percibido como una etapa de mucha felicidad, pero también de cansancio y agotamiento para los dos, por tanto, se necesita equilibrio emocional, complicidad y comprensión por parte de la pareja en su totalidad. Un bebé es de dos, no es de uno solo.

Algunas recomendaciones para esas futuras mamas: motívate sexualmente, explórate y diviértete siempre con tu pareja incluyéndole en todo momento en tus cambios sexuales. Expresa qué es lo que quieres hacer ese día sexualmente, te apuesto que a tu pareja le va a fascinar la idea y sobre todo ponte creativa, no genitalices siempre el acto sexual.

Buscar productos

Vulva / Clítoris y Vagina
Pene y Testículos
Pechos y Pezones
Trasero
Sexo Placentero, Sano y Seguro
Restricciones – BDSM

Más de Foreplay
Buscar productos