D
H
M
S

Hablemos de salud masculina

Hola soy José Carlos (@psicologojosecarloselias), psicólogo clínico e hipnoterapeuta, esposo de Giuliana y papá de Facundo y Josefina. Apasionado por el desarrollo integral y el bienestar personal. Me gusta la música de los 90’s y la literatura de ficción. Fanático del fútbol y de pasar tiempo en familia.

Les voy a contar dos experiencias personales, permitiéndome entrar un poco en confianza. Y estas dos experiencias ocurrieron en un lapso de 18 meses, el tiempo que llevamos de pandemia. Y estas experiencias han definido en parte como soy ahora, generaron algunos cambios en mi vida y me motivaron a tomar atención en cosas que siento son más importantes.

Primera experiencia: Algunos meses después de iniciar la pandemia/cuarentena, empecé a sufrir ataques de pánico. Me latía el corazón intensamente cada vez que sonaba el teléfono (o recibía un mensaje por WhatsApp), me dolía el pecho con una presión a la altura del corazón, me sentía muy triste y desganado, y le perdí el interés a muchas cosas. Y esto obviamente afectaba todas y cada una de mis actividades: laborales (tenia a mi cargo un equipo al cual “tenía que mantener motivado”), familiares (no tenía fuerza para hacer nada con mis hijos) y amicales (no contestaba ninguna llamada e incluso avisé en los chats grupales que no esperen respuestas mías). El resultado… aguantarme muchos meses y tratar de aparentar (que lo hacía muy mal, por cierto) que no pasaba nada. Finalmente, y después de analizarlo y pensarlo, acudí a un profesional de la salud y ese fue el punto de inflexión, y comencé a sentirme mejor, de a pocos, pero en serio mejor.

Experiencia dos: Mi papá falleció en marzo de este año. Y falleció no por Covid, sino por complicaciones de un cáncer de próstata, que en algún momento después hablando con mi mamá, lo conocía, pero nunca lo intento tratar. Y pude ver, sentado en primera fila, como es que se desarrolla la enfermedad y como, poco a poco va entrando, generando primero un fastidio, luego un dolor, luego algún problema para ir al baño, después problemas para caminar, cada vez más dolor, muy lento, pero avanzando sin detenerse. Ves pasar los tratamientos, que al principio funcionan y luego no, las dosis de analgésicos comienzan a incrementarse y poco a poco te vas consumiendo hasta que finalmente llega el desenlace inevitable, desenlace al que todos vamos a llegar, pero cada uno de forma diferente. Me quedo con el consuelo que por las decisiones que tomé me permitieron estar con él y despedirme de él hasta el último día, pero es algo que en definitiva te hace pensar en las cosas.

Algunos meses después, descubrí que en noviembre se celebra el día del hombre, y junto a este descubrimiento encontré que hay una fundación que promueve la salud masculina. Que toma esfuerzos para poner sobre la mesa el tema del cuidado del hombre porque:

  • En el mundo, cada hora, se suicida un hombre.
  • Todos los años se detectan 1.4 millones de casos de cáncer de próstata.
  • El cáncer de testículo es muy frecuente en adultos jóvenes los cuales no acuden a diagnostico por temor.
  • El sedentarismo, la falta de ejercicio y la rutina están disminuyendo la calidad de vida, incrementando el riesgo de problemas metabólicos en hombres.

Y es algo que de repente sabemos, pero siempre hay un pero. A ver… soy psicólogo, y me costó tanto acudir a pedir ayuda.

Por eso, y aprovechando que este mes se conmemora el día internacional del hombre quiero dejarte estas cinco ideas, propuestas por el movimiento Movember® Foundation, que intenta generar conciencia en la importancia del cuidado de salud masculina y que lo podemos hacer todos.

  • Reserva tiempo para los hombres de tu vida, comparte con tus amigos, tus familiares, todos los hombres significativos de tu vida. Ese contacto será muy importante para mantener las relaciones sociales, sin desgastarlas, fortaleciéndolas y generando un espacio de apoyo.
  • Mantén conversaciones abiertas, sinceras y que incluyan emociones, está bien salir, conversar, jugar, divertirse, pero también tener espacios para esas conversaciones importantes, hablar de lo que realmente nos afecta. Y si puedes, enseña tú a hacerlo.
  • Conoce las cifras, la información sobre cómo y cuándo prestar atención a algunas condiciones para identificar lo que nos puede tocar. Por ejemplo, saber cuándo iniciar los controles médicos anuales, saber identificar algunas señales de alerta, saber dónde acudir si necesitamos algo.
  • Explórate más, todo comienza con el conocimiento de uno mismo, no tengas miedo en verte, explorarte. Y más importante aún es saber notar las sutiles diferencias y si te percatas de alguna, haz algo al respecto y acude al médico de ser necesario.
  • Muévete, invierte tu tiempo en hacer ejercicio, en disfrutar de las cosas que te gustan. Es momento permitirte hacer esas cosas que te gustan y no perder el placer de disfrutar de esos detalles de la vida que solo consigues si te mueves, en lugar de solo seguir tu rutina todos los días.

Pongamos foco en la salud masculina, hablemos un poco de esto y si podemos hagamos que todos pensemos un poco en estas ideas. Aprovechemos este noviembre para proponer el tema y pensemos si es que es importante para mejorar la salud, por ahora la salud masculina. Si consideras que estas ideas valen la pena, difúndelas, no dejes pasar más tiempo y aprovechemos todas las oportunidades que tengamos de generar un cambio positivo.

https://cdn.movember.com/uploads/files/2018/Downloads/EU/CST-247_ES_Men’s-Health-Poster_FA_DIGITAL.pdf

Buscar productos

Vulva / Clítoris y Vagina
Pene y Testículos
Pechos y Pezones
Trasero
Sexo Placentero, Sano y Seguro
Restricciones – BDSM

Más de Foreplay
Buscar productos