D
H
M

Manual para tener un amigo con derechos de forma exitosa

Por Natalia Sánchez Valdivieso
Actriz y blogger
Creadora de: @puritana.oficial

Una vez escuché decir que tener un amigo con derecho es jugar con fuego, ya que uno de los dos con el tiempo podría salir lastimado. No voy a negar que en su momento me dio mucha risa ver la película y escuchar ese diálogo. Estaba convencida que algo así solo pasaba en la ficción o a los adolescentes que no saben bien lo que quieren. La gente más grande (nótese aquí que para ese entonces pensaba que a los 25 ya eras todo un adulto responsable y tenías esas cosas claras) no pasa por algo así. Y yo, ¡menos! Siquiera pensar en la posibilidad de involucrarme en algo así en mi vida era de lo más chistoso y absurdo, pero ya saben ese viejo dicho de “no escupas al cielo…”

Y es que, en ocasiones, cuando se ha pasado por una tremenda decepción amorosa, que lastimó profundamente nuestro corazón, tanto hombres como mujeres deseamos una ‘solución’ y caemos en tener una relación sin compromiso a la que llamamos ‘amigos con derecho’.

A él se le ocurrió llamarme un domingo por la tarde, posiblemente pensando que no le haría caso, ya que hasta ese momento lo nuestro era una situación esporádica y polite, pero inmediatamente supe para que me andaba buscando, desde entonces no solo nos veíamos los domingos, sino que se quedaba en mi casa días e incluso semanas.

Para terminar de cerrar mi decepción, leí un artículo que decía: “el cerebro humano es un órgano sumamente complejo en el que no puede haber disociación entre cuerpo y afectos o emociones.” ¡Grandioso! ¿Por qué no llegó a mis manos antes ese artículo? – me pregunté – y es que habían pasado 14 meses para que recién me cayera el 20 de por qué estuvimos tan sumergidos en esa (disparatada) aventura. ¡Lo hicimos todo mal!

He aquí el manual del sexo casual para poder disfrutar de esos encuentros sexuales sin complicaciones. Aplíquese antes de cagarla, por favor:

  1. ¡No te quedes a dormir en su casa! Si empiezas a hacer de esto una rutina, la otra persona puede entender que son algo más. Tienes tu propia cama, ¡valórala!
  2. Ni se te ocurra preparar el desayuno u ofrecerte a comprar el pan. Aunque ella sea intolerante al gluten, posiblemente acepte comerse ese pan tostado con palta, huevos revueltos, aceite de oliva y semillas de ajonjolí.
  3. Sexo y nada más. Una vez que termine el acto, eviten ponerse en cucharita que luego vienen los mimos, las palabritas dulces y los abrazos. Platiquen un rato si quieren y luego, calabaza.
  4. ¡Evita los planes! Solo se verán para gozar en la cama, recuérdalo. No hay salidas al teatro, ni al cine, ni acompañarse a su cita con el médico, mucho menos recogerla o dejarla en el trabajo.
  5. Protección, por encima de todo. Así tus ganas puedan más, nunca dejes de usar un preservativo. Así evitarás enfermedades e infecciones de transmisión sexual y embarazos no deseados.
  6. ¡Full diversión! Las relaciones de este tipo son para pasarla bien, no para estresarse.
  7. Si algo no te gusta, díselo. No porque sea tu “free” significa que le aguantes sus majaderías.
  8. Esto no es Grey’s Anatomy temporada 16. Mantén esta relación por un periodo no mayor de seis meses.
  9. ¿Felices los 4? Establece si van a involucrarse con otras personas o tendrán alguna especie de exclusividad amical-sexual. Y aunque este punto es muy fácil de romper (he conocido casos), es bueno aclararlo desde el comienzo.
  10. Cero enamoramientos. Si quieres acepta que hay afecto, amistad y atracción, pero al amor aléjalo de ti, de tu cabeza y corazón.
  11. ¡No eres ni Acurio ni Plevisani! Así te diga que su crema huancaína es la mejor o que acaba de ver una receta que le gustaría preparar contigo, aquí no hay cabida para los almuerzos ni cenas románticas.
  12. Eviten las presentaciones: Si por casualidad se encuentran en un lugar público y se cruzan con algún amigo o familiar, no se presenten. Cabe la posibilidad que más de uno suelte esa ligera sonrisa de medio lado como muestra de su suspicacia cuando te escuche decir “mi amigo(a)”.

Ten presente que somos libres (y maduros) de decidir iniciar o terminar este tipo de relación en cualquier momento, pero tener un ‘amigo con derecho’ exige ciertas reglas que son importantes cumplir para que realmente funcione la dinámica. Y, sobre todo, es BÁSICO ser honestos desde el primer momento. No vendamos amor cuando no lo sintamos porque lo último que queremos es terminar siendo lastimados o lastimar a la otra persona.

Buscar productos

Vulva / Clítoris y Vagina
Pene y Testículos
Pechos y Pezones
Trasero
Sexo Placentero, Sano y Seguro
Restricciones – BDSM

Más de Foreplay
Buscar productos