D
H
M

Más allá del orgasmo

MUJER ORGASMO

Natalia Sánchez Valdivieso

Actriz y blogger

Creadora de: @puritana.oficial

Empezar un viaje hacia una misma y tomar nuestro cuerpo como un templo que, además de sagrado, es un espacio de conexión y exploración a todo nivel, es la base de poder llevar una vida sexual libre, sana y empoderada.

Había llegado al punto de darme cuenta que todo este tiempo me hicieron creer que mi relevancia como mujer y como un ser sexual dependía de los orgasmos que tuviera. Qué locura, ¿no?
Pero ojo, con esto no quiero decir que no es importante tenerlos (claro que sí) sino que más importante es entendernos para tenerlos.

Me queda claro que nos han mal educado sexualmente; desde nuestros primeros despertares referentes al sexo nos han metido en la cabeza que el objetivo del mismo es llegar al orgasmo, caso contrario no habrá valido de nada ese encuentro.

Que si no tienes orgasmos estás mal, eres frígida o, en el peor de los casos, no sabes satisfacer a alguien. ¡¿Perdón?! Si no llego al orgasmo es porque no he tenido la oportunidad de explorarlo, no porque sea mala.

No conformes con eso, cuando llevas una vida sexual más activa te topas con una pareja que cada vez que puede, te la lanza: “¿llegaste?”, “¿te gustó?”, “no te escuché disfrutarlo”, “¿qué tal lo hice?”. Ya una no sabe si está teniendo sexo o una encuesta telefónica – del 1 al 5 califique, ¿nada satisfecho o muy satisfecho? – ¡Basta! Finalmente, un orgasmo vale más que mil números.

Vibradores mentales

Películas, novelas, series, libros, conversaciones con amigos hasta fotografías, todos se centran en ello sin tomar en cuenta que, para poder llegar al orgasmo, deberías partir por conocerte a ti misma. Tocarte, explorarte y disfrutarte tú primero, ¡y sin sentir vergüenza! Eres la ama y señora de tu cuerpo.

El segundo paso es poder hablar al respecto sin tabúes, ni miedo y no solo con tus amigas o tu ginecóloga(o) sino con tu pareja. ¿Hablar? Sí, aunque hablar de nuestra sexualidad es algo que no ha sido bien visto hasta ahora, tienes que hacerlo y romper con el viejo mito de que las mujeres ‘no hablan de sexo’.

Parece difícil, pero créeme que no lo es 

Limitamos mucho expresar lo que deseamos porque lo largo de la historia nos han enseñado a callar, a no decir lo que pensamos o sentimos por “carecer de valor”; pero yo pregunto, ¿quién mejor que nosotras va a saber lo que queremos?

Es tiempo de sentirnos orgullosas por haber recuperado el derecho a sentir placer, a romper con el antiguo concepto de que las mujeres solo estamos para satisfacer al hombre y a darle hijos. Es momento de tomar control sobre nuestros cuerpos y la manera en cómo es que queremos que sienta, así como aprender a dejar de auto sabotearnos por el hecho de no alcanzar el orgasmo.

Recurramos a las estadísticas

¿Sabías que no todas las mujeres llegamos al orgasmo cada vez que tenemos relaciones sexuales? De hecho, hay un estudio que afirma que tan solo el 25% de las mujeres llegan al orgasmo e, incluso, hay algunas que ni siquiera saben lo que es porque nunca lo han sentido. Ya sea por desinformación, vergüenza o miedo, lo cierto es que en pleno 2020 todavía no hay la confianza suficiente para aventurarse en este viaje; y si bien en el mundo del sexo no hay límites, sí hay líneas que seguir para llegar al orgasmo:

– Debes disponer de tiempo suficiente para tu encuentro sexual, eso de andar a la corre, corre, no te llevará a ningún buen puerto, al contrario, te vas a estresar.

– Un buen juego previo es ¡básico! Te ayudará a relajarte y tener una buena lubricación.

– Busca expresar lo que realmente sientes y recuerda que es deber de ambos romper con los tabúes.

– No intentes dejarte de lado para complacer exclusivamente al otro.

– Hay muchas formas de obtener un orgasmo, no te limites pensando que solo podrás conseguirlo a través de la penetración.  Anímate y permite que use la boca, las manos o un vibrador.

– Mastúrbate durante la relación o usa un vibrador. ¡¿Qué?! Sí, ambas opciones pueden ser parte de tu encuentro sin problemas.

– Dile lo que te gusta o lo que necesitas para lograr sentir placer.

– ¡Ninguno tiene prioridad! La relación es de los dos y para los dos.

Recuerda: debes conocerte y conocer también tu propia respuesta sexual. Disfrutar la experiencia completa, tener presente que habrá días buenísimos y otros no tanto, pero que de ambos se aprende; y por encima de todo, deja de obsesionarte con la idea de que sí o sí, debes llegar. Relájate y permítete disfrutar de tu cuerpo y tu sexualidad. Así dejarás de poner o traspasar tus expectativas acerca de alcanzar el placer gracias a lo que la otra persona haga.

¡Te mereces una vida sexual, y emocional, satisfactoria, congruente y plena!

Buscar productos

Vulva / Clítoris y Vagina
Pene y Testículos
Pechos y Pezones
Trasero
Sexo Placentero, Sano y Seguro
Restricciones – BDSM

Más de Foreplay
Buscar productos