D
H
M

¿Tenemos que “salir del clóset”

Por: Angela Valenzuela.

Ig: @luzencendida.psic

Psicóloga, especializándome en psicoterapia dialéctica conductual, brindo sesiones acompañamiento psicológico y soy creadora del blog @Luzencendida.psic

¿Cómo sería la vida sin ese “clóset”, no?

Desde el momento en el que nos podemos dar cuenta que no nos sentimos atraídos hacia el sexo opuesto o no nos identificamos con el género con el que nacimos, no sentiríamos angustia, frustración, pero sobretodo no sentiríamos tanto miedo. Podríamos experimentar nuestras emociones y amar libremente sin ningún tipo de riesgo a ser juzgados o agredidos en cualquiera de las formas.

Muchos de mis consultantes, a medida que vamos ahondando en el ámbito sexual, me cuentan que sus padres cuando se enteraron que tenían otra orientación sexual distinta a la heterosexualidad, “los apoyaron”, pero… que también les pidieron que vayan a un psicólogo, les dijeron que quizá era una etapa, que un profesional podría ayudarlos a que se den cuenta que realmente sí son heterosexuales, que probablemente solo estaban decepcionados/as/es de las personas de su sexo opuesto, me parece tan irónico que ya hasta se me hace gracioso.

Hace un tiempo, mientras cenaba con mi familia le hice saber a mi hermano menor que está bien si ahora o en el futuro sentía atracción por algún niño o niña, que es normal, ya que siempre le preguntaban si le gustaba alguna niña. Mi madre, a quien quiero mucho, asombrada, muy incómoda y hasta enojada conmigo me cuestionó el por qué tenía que decirle eso cuando él aún era un niño, solo atiné a decirle que si él en algún momento empieza a sentirse atraído por un niño ella iba ser quizá la última persona en enterarse, que mi hermano no iba sentirse seguro de compartir esa parte de su vida con sus padres y ningún padre que ama a sus hijos quiere eso.

Creo que muchos/as/es de nosotros/as/es luchamos para que ese “clóset” ya no exista más; por el día en el que simplemente nos enamoremos, amemos y ya; el día en el que no tengamos que darle explicaciones a nadie, en el que no tengamos que dudar si estamos bien, si estamos mal, en el que dejemos sentir miedo a que nos boten de casa, que nos rechace nuestra familia, que nos insulten en la calle, nos golpeen o hasta que nos maten y tendríamos muchísima más facilidad para encontrar nuestra propia identidad.

No estamos obligados/as/es a “salir del clóset” porque no le debemos explicaciones a nadie y este clóset no debería existir, tampoco necesitamos ponernos etiquetas si no queremos, lo que sí podemos hacer es amar a quien se nos pegue la gana, al final somos mucho más que nuestra orientación sexual y nuestro género.

No puede existir una cura cuando no hay enfermedad y no puede existir un “clóset” cuando todos/as/es tenemos la misma capacidad y derecho de amar.

Buscar productos

Vulva / Clítoris y Vagina
Pene y Testículos
Pechos y Pezones
Trasero
Sexo Placentero, Sano y Seguro
Restricciones – BDSM

Más de Foreplay
Buscar productos