D
H
M
S

Un diálogo conmigo misma

Maira Rodríguez (@mairathegr8)
Fundadora de Cafem (@cafem.lima), un espacio seguro de empoderamiento femenino, en el que destaca la sororidad y el compartir a través de la vulnerabilidad de ser una misma. Ceramista y creadora de las Tetazas, piezas de arte hechas de manera personalizada para ayudar a mujeres a apropiarse de sus propios cuerpos.

Aún en pleno siglo XXI, en nuestra sociedad se mantienen patrones y comportamientos personales y colectivos que son altamente tolerantes con la violencia hacia la mujer y que incluso la legitiman. Desde pequeña, constantemente me sentí expuesta, insegura y desprotegida en ese aspecto, a pesar de haber tenido el privilegio de desarrollarme en un entorno relativamente pacífico. Mientras crecía, me fui dando cuenta de la importancia de generar conexiones con personas que me inspiraran confianza y entendimiento, con las que podría desarrollarme libremente. Sin embargo, también entendí que la primera persona con la que tenía que conectar era conmigo misma.

El mundo en el que vivimos está determinado por el concepto que tenemos de nosotros mismos, y es la propia conciencia a la que debemos dirigirnos como la única realidad. Por ende, sobre lo único que tenemos un poder de cambio es la propia percepción. Tu autoconcepto eres tú en relación con el mundo exterior: al cambiarlo, todo tu mundo cambia. Entonces, mientras menos me identifique con las etiquetas (impuestas por mí o por la sociedad), estaré más presente conmigo misma y seré más compasiva con el resto.

Ese fue el inicio de mi camino de autoexploración, de autoconocimiento, de deconstrucción; y quise compartirlo con otras personas. Así nace Cafem, un espacio en el que se habla de problemas que afectan a la población femenina y de formas de afrontarlos mediante la construcción de una comunidad sólida de mujeres que se respalda mutuamente. En Cafem se busca impulsar a las miembros de la comunidad a apoderarse de lo que implica ser mujer y todas las fortalezas que esto conlleva, a apropiarse de sus cuerpos y replantear lo que ellos representan.

Para lograrlo, es esencial desaprender todo lo que afirmábamos como verdadero, y tener la capacidad de reconocer de qué manera contribuimos a la problemática que nos afecta. Para ello es importante el diálogo, no solo con otros sino con una misma. Tendemos a creer que esto es un monólogo, pero yo prefiero verlo como un espacio de entendimiento entre todas esas contrapartes que tenemos dentro y que buscan ser escuchadas. Al dialogar, se crea un espacio que causa reflexión sobre la propia posición y que podría tornarse en un cambio de actitud.

Cuando una misma es el personaje principal de su proceso de aceptación, la sensación de cambio es mucho mayor. Es más significativo aceptar nuestra percepción personal mediante la experiencia artística de sanarla. Al afirmar que todas tenemos una voz propia digna de ser escuchada, nos sentimos en mayor libertad de expresar claramente nuestros pensmientos, expectativas y necesidades.

Desde pequeñas nos han inculcado que nuestros cuerpos son motivo de vergüenza o de provocación, que debemos taparnos. Pero la realidad es que desnudarse empodera y adueñarnos de nuestros cuerpos es indispensable para repleantear lo que ellos representan. La Tetaza es un retrato íntimo y personalizado del cuerpo femenino en una pieza de cerámica hecha a mano. Para quien la recibe, ver una parte suya –que ha sido censurada y sexualizada– materializada en un objeto hecho con cariño y lleno de individualidad en sus detalles, es increíblemente liberador.

El proceso de autoaceptación es diferente para cada una de nosotras, pero es esencial para todas por igual. Cuando te llevas bien contigo, te respetas y te valoras, te das cuenta de que no necesitas de nadie más que de ti; que el único amor imprescindible y que dura para siempre, es el propio. A ti, que me estás leyendo, espero que comprendas que eres un ser único y hermoso, que tu cuerpo es tu casita y debes aprender a cuidarlo, respetarlo y quererlo como tal y, sobre todo, darle las gracias por dejarte ser y hacer todo lo que eres.

Para finalizar, quiero recalcar que el mundo está siempre cambiando y nosotros también, y eso está bien. Estamos en constante transformación y debemos tenernos paciencia y aceptarnos en cada paso. Estoy aprendiendo a ir por el camino de la autoexploración con una mirada curiosa, con ganas de descubrir y sentir partes de mí que aún no conozco; con la convicción de que puedo sanar, pero entendiendo que no puedo sanar lo que aún no comprendo.

*Puedes visitar la obra de Maira  y la de más artistas peruanos en nuestra galería de arte “Suculenta Experiencia”, ubicada en AvenidaConquistadores 946San Isidro. Ven y vive el placer más suculento y especial de tu vida ¡Te esperamos!*

Buscar productos

Vulva / Clítoris y Vagina
Pene y Testículos
Pechos y Pezones
Trasero
Sexo Placentero, Sano y Seguro
Restricciones – BDSM

Más de Foreplay
Buscar productos